Me acoplo estas “tristes palabras” que parecen no tener autor.

Hoy he tenido un nudo eterno en la garganta,
me han faltado ganas para posibles comienzos
y el viento no contenía mensaje alguno.

Parece que volvemos a repetir errores,
que no comenzamos futuros posibles,
que no actuamos cuando debemos.

Mi reflejo en el cristal parece triste, cansado,
conocedor de los tiempos que corren, que vuelan.
Imitará sutílmente mis futuros errores,
pero no me dá ninguna pista sobre otros posibles.

anónimo.

Anuncios